La simulación de un año en Marte alcanza su objetivo



El pasado domingo los seis voluntarios que habían estado aislados durante un año en Hawai terminaron el experimento que tenía como finalidad recopilar información para la NASA. 

Se trataba de una misión que se llevó a cabo en una cantera al lado del volcán Mauna Loa.






Según el astrobiólogo Cyprien Verseux, "este experimento demuestra que una misión a Marte en el futuro cercano es realista. Los problemas técnicos y psicológicos pueden ser superados".
 


 
Verseux también señaló que uno de los aspectos más duros del experimento fue la sensación de soledad experimentada. Según comenta Verseux " siempre estábamos en el mismo lugar, siempre con las mismas personas".

Tanto Verseux como Tristan Bassingthwaighte, otro participante de la misión, aconsejaron a los próximos participantes del experimento que llevasen consigo una gran cantidad de libros con el fin de evitar la monotonía que supone el aislamiento de la misión.

Durante este experimento los voluntarios sólo podían salir al exterior equipados con sus trajes espaciales.

Para el alemán Christiane Heinicke, la mayor dificultad estuvo en extraer agua, debido a que la composión del suelo de Manula Loa es muy parecida a la del terreno de Marte. Según Heinicke,  " se puede extraer agua de un terreno aparentemente seco. Ello implica que se podría extraer agua del suelo de Marte".