¿Por qué colonizar Marte en vez de la Luna?

Representación de una colonia en la Luna
Representación de una colonia lunar. Imagen: NASA/SAIC/Pat Rawlings 

Uno de nuestros lectores, Jorge Jinete,  contactó con nosotros por email y nos preguntó si no sería preferible crear una colonia en la Luna en vez de en Marte. Nos comenta que además sería mucho más económico. 

Seguramente, muchos de vosotros os hayáis hecho alguna vez la misma pregunta ¿por qué colonizar Marte en vez de la Luna?

La Luna está a "tan sólo" a 384.400 kilómetros de la Tierra. Es una distancia pequeña, si tenemos en cuenta que Marte está a 92 millones de kilómetros cuando se haya más cerca de nuestro planeta. 

Efetivamente, este simple hecho de que la Luna esté tan cerca de nosotros, facilitaría mucho las cosas a la hora de crear una colonia, si lo comparamos con la dificultad que implica transportar todos los materiales necesarios a Marte para hacer esa misma colonia. Se tarda unos 3 días en llegar a la Luna, mientras que para ir a Marte serían necesarios unos 6 meses, salvo que consigamos implantar la tecnología de plasma, que está aún en desarrollo. 

Los costes económicos de una colonización de la Luna serían muchísimo menores que los de una misión a Marte y además contamos ya con la experiencia de los viajes a la Luna realizados anteriormente. Sería una misión mucho más "sencilla" dada la experiencia acumulada en las misiones Apolo realizadas en los años 70.
Módulo lunar inflable desarrollado por la NASA.
Módulo lunar inflable desarrollado por la NASA. Foto: NASA. 

Otra de las ventajas de colonizar la Luna es que al ser menor la distancia en caso de accidente o emergencia es posible alcanzar rápidamente la colonia en la Luna o volver a la Tierra. Incluso evacuar una colonia lunar sería mucho más sencillo, caso que no parece viable en el caso de una colonia en Marte.

Por otra parte, el retraso en las comunicaciones de ida y vuelta entre la Luna y nuestro planeta es de menos de 3 segundos. Es decir, podríamos establecer una comunicación prácticamente a tiempo real, con videoconferencias fluidas, muy necesarias para prestar apoyo técnico.

En cambio,  el tiempo que tarda una señal en viajar a Marte y volver puede oscilar entre 10 y 40 minutos, dependiendo de las condiciones que se den.

Viendo todas estas ventajas, te estarás preguntando ahora ¿entonces, por qué no colonizar la Luna entonces, en vez de Marte?


Pues porque a pesar de todo, colonizar Marte tiene una gran ventaja: la terraformación


¿Qué es la terraformación?
 
Terramformacion del planeta Marte en 4 etapas
La terraformación de Marte en 4 etapas. Imagen: MarsTransitionVCC BY-SA 3.0


La terraformación consiste en crear en un planeta las condiciones óptimas para la vida, cambiando su atmósfera, temperatura, condiciones de agua, etc, mediante procesos de ingeniería avanzada. 


En el año 1976, la NASA hizo una investigación en la que se estudió la posibilidad de convertir Marte en un planeta habitable

La "ecosíntesis planetaria" según las conclusiones de la NASA es posible, es decir, Marte se puede convertir en un planeta habitable

En  1979,  James Oberg, ingeniero de la NASA,  organizó el "Primer Coloquio sobre Terraformación", 

En  1982 Christopher McKay escribió "Terraforming Mars" ("Terraformando Marte"), y más tarde en 1984 James Lovelock y Michael Allaby publicaron un artículo sobre un método para aumentar la temperatura de Marte, añadiendo clorofluorocarbonos a la atmósfera. 

Desde entonces, se han venido haciendo una serie de investigaciones, y se concluye que Marte es el planeta cercano que más posibilidades tiene de ser terraformado. 

Robert Zubrin, fundador de la Mars Society expuso en 1991 un plan para hacer  una misión a Marte. La misión, llamada Mars Direct, tendría por objetivo la terraformación. 

¿Cómo se podría terraformar Marte?


Se cree que  Marte tenía un ambiente muy parecido al de la Tierra hace millones de años. Por aquel entonces Marte tenía una atmósfera más densa y mucha agua sobre su superficie. Prueba de ello es que aún hoy se puede apreciar el cauce de los ríos que tuvo Marte.

Para volver a recuperar esas condiciones favorables y poder terraformar Marte, sería necesario volver a construir su atmósfera y después aumentar su temperatura. Una atmósfera más densa lograría contener la radiación del Sol.

La atmósfera de Marte tiene ahora básicamente CO2, un gas que produce el efecto invernadero. Si se aplican las técnicas adecuadas, se puede lograr calentar el planeta y que se derritan las reservas de hielo de los polos. Esto provocaría que entrase en la atmósfera de Marte una cantidad mayor de CO2.

Al entrar más CO2 en la atmósfera se produciría un efecto invernadero mayor, lo cual favorecería la terraformación.

Hemos descrito la terraformación resumiendo mucho el proceso. En un próximo artículo, dado la importancia que tiene,  hablaremos a fondo sobre el tema.