Proyecto ruso para traer materiales de Marte a la Tierra.

NORD puede ser seleccionado por la NASA. 

Curiosity
Curiosity: el róver qu está actualmente en Marte. Foto; NASA. JPÑ Caltech

La NASA ha organizado un concurso científico para viajar a Marte en el que ha sido aceptado un proyecto de un equipo de científicos rusos.

El proyecto de los rusos, llamado NORD, consiste en un aparato creado en el Instituto de Investigaciones Cósmicas de Moscú, y podría ser elegido por la NASA para ir equipado en la MARS 2020, la próxima nave que sustituirá a Curiosity en Marte.

A día de hoy Curiosity cuenta con un detector ruso de neutrones, el DAN, el cual sirve para localizar agua en el planeta rojo, detectando así la posible presencia de microorganismos. 

Ahora, los científicos rusos propusieron instalar en el MARS 2020 el NORD, basado en tecnologías físico-nucleares.

Según Ígor Mitrofanov, director de laboratorio del Instituto de Investigaciones Cósmicas:
"En el NORD no habrá un generador. Decidimos sustituir este por un espectrómetro de rayos gamma, razón por la que el NORD se encargará del registro de la radiación nuclear de la superficie de Marte. Además, este instrumento aclarará cuántos elementos químicos distintos están presentes en el suelo de esos lugares que sea recorrido por el rover".

Un viaje con vuelta a la Tierra. 


La sonda MARS 2020 tendrá como finalidad facilitar a los habitantes de las futuras colonias de Marte el aprovechamiento de los recursos. El NORD será muy útil en este aspecto ya que señalará los lugares más interesantes en cuanto a la composición de minerales. Tras haberlos señalado, la nave perforará el suelo y tomará muestras. Estas muestras se mantendrán dentro de la sonda unos cuantos años, para luego entregarlas a otro aparato que luego volverá a la Tierra.

Según Ígor Mitrofanov "este será el comienzo del programa para el transporte a la Tierra de suelo marciano. Mars 2020 tomará muestras y luego deberá llegar una nave para traer de vuelta a la Tierra esas muestras".

Esta nave tendrá que despegar desde Marte, con las dificultades que ello conlleva. Esto será muchísimo más difícil que el despegue desde la Luna, debido a que será necesario superar la gran fuerza de la gravedad del planeta. Será necesario un cohete muy potente, señala Ígor Marinin: "aparatos rusos y estadounidenses se han posado muchas veces en Marte, pero nadie ha intentado despegar desde allí. Porque es necesario instalar no solo una plataforma, sino también el cohete de despegue. Esto es, energéticamente muy costoso, aunque existen varios esquemas. Pero esto no es todo, el aparato debe además entrar en la atmósfera de la Tierra y no incendiarse".